EGRESADO DEL CUROC CURSA MÁSTER EN ELAIOTECNIA EN ANDALUCÍA, ESPAÑA


28 Abril 2017



Orlin Jossué Carrasco Santos es un egresado de Ingeniería Agroindustrial del Centro Universitario Regional del Occidente (CUROC), quien en octubre del 2016 se hizo acreedor de una beca a través de Fundación Carolina.

En la Universidad de Jaén, ubicada en la ciudad de Andalucía, el universitario cursa la Maestría  en Elaiotecnia, programa que tiene que ver con la extracción y refinación de aceites, donde ya es muy popular por su alto desenvolvimiento académico y su destacada participación.

“Soy bachiller en educación, egresado de la Escuela Normal de Ocotepeque. Estudié Ingeniería Agroindustrial de la Sede CUROC-UNAH en Santa Rosa de Copán e hice algunos diplomados en Responsabilidad Social Empresarial, mejor conocida como ISO 26000 en la Universidad Tecnológica Centroamericana de Honduras”, explicó el universitario al medio de comunicación Ruta5.

Santos además reveló: “Cuando realizaba mi carrera de grado, algunos de mis profesores me comentaban sobre este tipo de becas y me motivaban a participar, pues ellos fueron becarios con la misma fundación”.

Dos días después de su graduación, el joven decidió postularse, “en el mes de abril de 2016 recibí un correo, en el cual me citaban a una entrevista por videoconferencia, la cual se realizó en mayo del mismo año por la coordinadora del programa, recibiendo la noticia de adjudicación de la beca en el mes de junio, para posteriormente iniciar mis estudios de posgrado en octubre del mismo año”, relató.

Carrasco explicó que proviene de una familia humilde y luchadora, que por cuestiones de la vida no pudo ayudarle económicamente a estudiar, “pero jamás fue una limitante para mí, porque mi sueño y ganas de salir adelante pesaron más que la negatividad que me rodeaba”.

El universitario  comenzó sus estudios  de Ingeniería Agroindustrial con una beca otorgada por la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), “la beca consistía en una ayuda económica, con la cual pagaba mi residencia, alimentación, movilidad y gastos académicos. Tuve muchos tropiezos, pero jamás me detuve, y con la ayuda de Dios salí adelante”.

Además invitó a sus homólogos a pensar positivo y en grande: “Yo animo a todas las personas que crean que no podemos, a intentar salir de nuestro confort y sacrificar nuestra vida para poder superarse, uno sacrifica la familia, amigos y su comodidad particular para poder lograr sus metas, todos saben que cada sacrificio tiene su recompensa, tenemos que ser perseverantes y mantener nuestros valores”.

 

A continuación te presentamos la otra parte de la entrevista:

¿Por qué se decidió por una maestría en ese tema de aceites o elaiotecnia, que no es tan común entre nosotros?

Decidí estudiar el Máster por la orientación general que presenta en cuestión de extracción y refinación de aceites, además que se acopla a mis estudios previos de Ingeniería Agroindustrial.  El máster se divide en dos especialidades; Olivicultura (cultivo de olivar) y Elaiotecnia (industria oleícola), de las cuales escogí la Elaiotecnia, por el mundo que encierra la industria oleícola, y cómo día a día se está innovando y expandiendo, además de su relación con el consumo y la salud humana. Me gustaría aplicar mis conocimientos en la industria oleícola de mi país, apoyando al sector agroalimentario con mis conocimientos y experiencia.

¿Cómo ha sido hasta ahora vivir en Jaén y conocer varias ciudades de Europa?

Ha sido una experiencia muy bonita vivir en Jaén, también conocida como “la capital mundial del aceite de olivo”; me he hecho de muchos amigos, no solo de la localidad sino también de los pueblos aledaños, ciudades y otros países, de los cuales he aprendido sobre su cultura, su estilo de vida, entre otras cosas. Es muy enriquecedor, porque aprendes a desarrollarte y trabajar en grupos multidisciplinarios, donde compartes distintos puntos de vista en cuestiones académicas, culturales, deportivas, política, etcétera. Es una experiencia inolvidable.

¿Cuál es tu más grande anhelo?

Mi anhelo más grande es ser un agente de cambio en mi país, empezando por la docencia a nivel superior, para luego realizar mi doctorado y apoyar la investigación, de la cual carecemos muchos jóvenes a nivel experimental, siendo esto básicamente lo que me gusta; y posteriormente algún día, aunque se escuche absurdo, ser presidente de mi país, estando consciente que no me formé para trabajar en política, pero sé que no es imposible, y si logro cumplir este sueño buscaré a toda costa mejorar la situación de mi Honduras. Yo sé lo que quiero, y sé todo lo que podría hacer por mi país.